fbpx

¡Cuidando tu negocio!

MCOY es una firma orgullosamente mexicana, cuyos orígenes pueden rastrearse hasta 1964, sin embargo el acrónimo MCOY se adoptó hasta el año 2012. La práctica profesional de la firma se basa en valores fundamentales como la honestidad, compromiso, servicio personalizado, velocidad de respuesta, iniciativa y practicidad. “La vocación de servicio, el amor por la ciencia forense, la lealtad a los clientes, la ética profesional y el respeto a la ley son pilares en la práctica de la firma”, señala el Mtro. Alejandro Cárdenas Eychenne, socio del despacho. “Nos hemos consolidado en el foro legal por medio de un excelente servicio al cliente, así como por la participación activa en foros nacionales e internacionales; en comités de trabajo en las asociaciones profesionales nacionales y extranjeras.”

Si bien el Derecho de la propiedad intelectual es una de las principales áreas de servicio de la firma, en la cual se prestan, como refiere el Mtro. Alejandro Cárdenas “servicios de propiedad intelectual de la “A” a la “Z” (registro de marca, obtención de patentes de invención, registro de diseños Industriales, registro de derechos de autor, litigio especializado en esta materia, etc.)”, el despacho presta también una amplia gama de servicios en otras ramas del Derecho, como lo explica el Mtro. Eduardo Miravete Martínez, también socio del despacho, al referir “contamos con una prestigiada y muy experimentada práctica de Derecho corporativo/societario, con áreas de especialidad en negocios, litigio y procedimientos administrativos, derecho migratorio y consultoría legal general, entre otras, lo que resulta una ventaja para los clientes en cuanto a recibir una asesoría integral para su negocio. Estas otras áreas de práctica las encabezan nuestros socios Antonio Obregón Barrena y Juan Martínez del Campo Rivero.

El Mtro. Eduardo Miravete, si bien ha sido forjado en la práctica privada, tiene experiencia como abogado interno en una empresa transnacional, lo que lo sensibilizó con la visión del negocio y las expectativas que tiene un “in-house” respecto de sus asesores externos. El Mtro. Alejandro Cárdenas, es un litigante nato, astuto y estudioso de Derecho. “Esta combinación permite, en la parte registral, obtener derechos sólidos que pueden hacerse valer frente a terceros”, coinciden ambos. MCOY se ha destacado ampliamente en litigio especializado en materia de Propiedad Intelectual. Como explica el Mtro. Eduardo Miravete, “esto ha sido posible gracias a que contamos con litigantes experimentados que constantemente se actualizan en la materia. Gracias a esto, hemos manejado con éxito algunos de los principales y más representativos litigios en PI en las industrias farmacéutica, cosmética, alimentos y bebidas, petrolera y de la industria de la moda”.

El Mtro. Miravete prosigue: “Buscamos adaptarnos rápidamente a los cambios tecnológicos que tienen impacto en temas de Propiedad Intelectual, para asesorar de forma adecuada a nuestros clientes a través de la implementación de planes estratégicos de PI, los cuales deben ser revisados constantemente”. Agrega el Mtro. Cárdenas: “Queremos invertir en talento humano, seguir creciendo como despacho y para ello contar con asociados que tengan una preparación académica sobresaliente, amplio criterio jurídico y de negocio con el objeto de entender las necesidades de nuestros clientes y clientes potenciales. En este rubro, el talento y dedicación de nuestros asociados, el Lic. Pablo Migoya Iriso y de la Lic. Alejandra López Vratny, son un activo muy valioso para la firma y que ha potencializado, sin duda, su  crecimiento y posicionamiento en el mercado nacional e internacional”.

El Mtro. Miravete enfatiza el hecho de que “en MCOY apoyamos a empresas nacionales para que tengan una protección robusta de su propiedad intelectual y asesoramos a emprendedores y empresas emergentes con soluciones sencillas, sustentadas y cuantificables”.

Entre los principales logros de MCOY, según refieren, más que los asuntos específicos en los cuales han participado, está la integración de la visión de los socios de la firma, la localización y encauzamiento del talento de los asociados para su adecuado y superior desarrollo profesional, la ética profesional como estandarte y la convicción del Derecho, como ciencia social que exige una relación cercana y de confianza con los clientes.